La procuración de fondos: más allá de la recaudación monetaria

Actualizado: 15 jun



Al hablar de la recaudación de fondos vienen a la mente de manera inmediata los recursos económicos que llegan a la organización mediante acciones que se remiten al proceso de pedir dinero. Te tengo una noticia: esto va más allá, no solo se limita al rubro monetario, además si lo hacemos de forma estratégica se puede garantizar un mayor impacto y la sostenibilidad de nuestro trabajo.


Como organizaciones de la sociedad civil debemos tener los ojos bien abiertos para captar todo aquello que sume a nuestra causa y estos recursos pueden venir de muchas formas: el capital social y cultural de la misma comunidad, los conocimientos, el talento, los recursos en especie, la pasión de las personas por querer ayudar y obviamente los ya conocidos por todos, los recursos económicos, que sin duda nos ayudan a potencializar nuestros proyectos e iniciativas.


Poniéndolo en esta perspectiva, cualquier aportación cristalizada en alguna de estas formas suma valor a nuestra organización. Veámoslo desde el enfoque estratégico y a largo plazo, porque no solo se trata del impacto rápido y directo que podamos tener con alguna aportación, sino de la red de contactos que estamos construyendo mediante su voluntariado, cómo por medio de esto podemos llegar y beneficiar a muchas personas más.


Para darnos una idea de dónde estamos y a qué debemos de prestar atención desde el punto de vista financiero, la Civil Society Organization Sustainability Index dio a conocer en su último reporte que en México el 57 % de los ingresos provienen de personas morales y físicas. De esta manera podemos encontrar otras oportunidades de procuración más allá de las solicitudes a fundaciones y gobierno.


Los recursos son clave para nuestras organizaciones, nos ayudan a financiar los programas y proyectos; desde temas administrativos y operativos, poder hacer un fondo patrimonial, incluso son la fuente de nuestros salarios. Es aquí precisamente donde encontramos la importancia de profesionalizar la labor de la procuración de fondos para hacer más sencillo el viaje a quienes quieran sumarse a la causa de nuestra organización.

Las donaciones de personas morales o físicas vienen a partir de una relación uno a uno, que se construye y cultiva, por lo que incluso debemos estar conscientes de que la colaboración con empresas es una relación que se establece primero con las personas que la representan. Sumado a lo anterior, actualmente también contamos con otros mecanismos como el crowdfunding o donación digital para llegar a personas que no conocemos, pero que sin duda estarían interesadas en sumar a nuestra labor. Un caso interesante es el de StockCrowd, fundada a finales de 2015, enfocada en las donaciones digitales para que las organizaciones, en cualquier parte del mundo puedan tener en su web, su propio canal de captación de fondos personalizado, sin intermediarios y de forma transparente, generando un vínculo entre la causa y su comunidad.


Tanto una estrategia de procuración de fondos enfocada en experiencia duradera con personas, como las herramientas de donación digital, son alternativas que nos demuestran que no hay metas inalcanzables para nadie. Si logramos inspirar a muchas personas, motivarlas a la acción por un solo objetivo, es posible: porque juntas y juntos, grano a grano, llenamos un almacén.

Por Agustín Landa, fundador de LANZA

Foto de Yanalya en freepik.

152 visualizaciones0 comentarios